Quiero partir esta Noche...


posted by Anónimo on , ,

4 comments







Tengo más de mil razones para detener el tiempo un momento y cruzar el mar caminando esta noche… bajar mi cabeza con una sonrisa inmensa en mi rostro y observar los grandes peces bajo mis pies, colgarme sobre una ola, escalarla y seguir caminando, brincar una y otra vez sin sentir miedo de hundirme en la profundidad del océano, tomar una acuarela y con un pincel dibujar con él, lo primero que venga a mi mente, quizás un cielo cubierto de estrellas, un atardecer con hermosas aves viajando muy lejano, correr mientras el viento desordena mi cabello y acaricia mi rostro, sería más que perfecto... eso pensé al cruzar las costas que empaparon mis zapatos de agua de coco, cuando me topé con una palma llena de ellos en Cuba.

Volteé mi mirada hacia los poblados y una sensación me cubrió los ojos de lágrimas, continúe mi ruta justo al norte donde hacia venir el aire más frío que el que me vio salir de mi país, colmada de una alegría dejé atrás los momentos tristes, y comenzar a partir de esa noche en un lugar distinto, donde nadie conociera de mi, ni mi facultad por las letras y mi pasión por el diseño, donde mi profesión no fuera la puerta a amistades falsas que terminan siendo insignificantes, estaba decidida a llegar a ese lugar, antes que la realidad me recordará que solo era magia de un hada dormida bajo mi almohada , que no dejé escapar poco antes de dormir, cuando me percaté de su existencia, aun en mi bolsillo, la coloqué sobre la palma de mi mano, cansada y con una tos franca, me dijo: solo será cuestión de esperar, no aceleres ni detengas lo que algún día será tuyo porque el valor está en haberlo conseguido con esfuerzo; otro sentimiento de melancolía pensé, la apreté de entre mis dedos y la volví a esconder donde la traía desde que emprendí mi viaje, pero sentí desprecio por mi misma por mi egoísmo con la vida, corrí muy fuerte hasta que tropecé con una roca que confundí con un pedazo de hielo, a mi lado había caído el hada quien camino sobre mi espalda y dijo muy cerca de mi oído: es hora de ir a casa... me elevó por los cielos, a una ciudad llena de luces, de autos y hoteles, me llevó a una poblado donde vi jugar a un pequeño niño en una piscina junto al amor de mi vida, quien lo sujetaba contra su pecho, no pude tapar mis ojos cuando la ternura de esa imagen invadió mis emociones y el llanto se convertía en mas que una lluvia, una tempestad inminente, me dije: Si... acepto que no es tiempo, volví a mi hogar agotada, con mis deseos afligidos, y caí como sedada por un polvo que una diminuta mano derramó en mi frente. Tal vez fue otro de mis sueños, tal vez me perdí pensando mucho, solo sé que debo ser paciente...

Comparte esta entrada

votar

4 comments

  1. Anónimo
  2. Anónimo
  3. WIPPOOO
  4. Anónimo

Derechos de Autor

Prohibida la Reproduccion de este Blog, de ningun tipo de contenido del mismo, sin autorización de su Autor: Flor M.Peña Casique, en caso de hacerlo hacer referencia al blog por medio de un link.

.

Sigueme en Twitter
x

Bienvenid@

Muchas gracias por visitar Mi Blog, puedes seguirme en los siguientes servicios para que siempre puedas leerlo. Si no quieres pues solo cierra esta ventana ;)

Ingresa tu Dirección de Correo: